The Latest

LunesdeLectura06 ///// (Click para leer completo)
I. Hay cosas que no quiero escribir porque siento que al hacerlo se harían realidad, dejarían de existir solo en mi cabeza, se encarnarian en las letras que escriba sobre esta hoja, tendrían un peso, un lugar, un espacio medible dentro del mundo.
II.
Manera de calcular el peso de las palabras:
1. Escribir todo lo que haya por decir (o sentir) en una hoja de papel
2. Contar las palabras escritas
3. Pesar el papel
4. Dividir el gramaje por el número de palabras

Formula:  peso de las palabras = peso de hoja
                                                    número de palabras
III.
Otros ejercicios matemáticos del lenguaje (y el afecto)
1. Buscar todos los cuadernos donde he escrito el nombre de X. (cuentan también los post-its)
2. Arrancar las hojas, graparlas, pesarlas
3. Si no hay una pesa a mano googlear:
- peso de una hoja tamaño carta
- peso de un post it
- peso de una hoja de cuaderno argollado rayado
- peso de una servilleta de bar
4. Contar el número total de palabras
5. Contar las veces que escribí el nombre de X. (si mi nombre está escrito al lado del suyo, vale por dos)
6. Dividir por el gramaje total de las hojas
IV.
Que pena que no me pese tu nombre ahora.
Oct 20, 2014 / 5 notas

LunesdeLectura06 ///// (Click para leer completo)

I. Hay cosas que no quiero escribir porque siento que al hacerlo se harían realidad, dejarían de existir solo en mi cabeza, se encarnarian en las letras que escriba sobre esta hoja, tendrían un peso, un lugar, un espacio medible dentro del mundo.

II.

Manera de calcular el peso de las palabras:

1. Escribir todo lo que haya por decir (o sentir) en una hoja de papel

2. Contar las palabras escritas

3. Pesar el papel

4. Dividir el gramaje por el número de palabras

Formula:  peso de las palabras = peso de hoja

                                                    número de palabras

III.

Otros ejercicios matemáticos del lenguaje (y el afecto)

1. Buscar todos los cuadernos donde he escrito el nombre de X. (cuentan también los post-its)

2. Arrancar las hojas, graparlas, pesarlas

3. Si no hay una pesa a mano googlear:

- peso de una hoja tamaño carta

- peso de un post it

- peso de una hoja de cuaderno argollado rayado

- peso de una servilleta de bar

4. Contar el número total de palabras

5. Contar las veces que escribí el nombre de X. (si mi nombre está escrito al lado del suyo, vale por dos)

6. Dividir por el gramaje total de las hojas

IV.

Que pena que no me pese tu nombre ahora.

En invierno tu calor yo fui (di que sí) (en Ron pal que quiera/ Ron pa todo el mundo)
Oct 19, 2014 / 6 notas

En invierno tu calor yo fui (di que sí) (en Ron pal que quiera/ Ron pa todo el mundo)

If by truth you mean hands, then yes.
Oct 17, 2014 / 13 notas

If by truth you mean hands, then yes.

Una colección de dibujos arbitrarios
Oct 16, 2014 / 5 notas

Una colección de dibujos arbitrarios

Drawing makes you see things clearer, and clearer, and clearer still
Oct 16, 2014 / 3 notas

Drawing makes you see things clearer, and clearer, and clearer still

Lista de superpoderes que me fueron adjudicados al nacer:
- Superpoder de antojarme de lo más caro en una tienda
- Superpoder de ser Shazaam humana (funciona solamente con canciones de Beyoncé)
- Superpoder de darle consejos a otros pero no aplicarlos para mí misma
- Superpoder de leer el futuro en las laminitas de la Chocolatina Jet
Oct 16, 2014 / 2 notas

Lista de superpoderes que me fueron adjudicados al nacer:
- Superpoder de antojarme de lo más caro en una tienda
- Superpoder de ser Shazaam humana (funciona solamente con canciones de Beyoncé)
- Superpoder de darle consejos a otros pero no aplicarlos para mí misma
- Superpoder de leer el futuro en las laminitas de la Chocolatina Jet

LunesdeLectura05 ///// El lenguaje es un bastón. Escribo porque no sé hablar. El otro día estaba en una comida y tardé quince segundos, treinta segundos, un minuto tratando de decir familias de retratos, familias retratos, el familia de su retrato, retrato de familia. Actos fallidos diría Freud. Inconsciente y lenguaje diría Lacan. Algo diría Jung, no sé muy bien qué porque no lo recuerdo en este preciso momento (de regreso a Freud). Yo digo que es porque las palabras se me escapan, se me resbalan. Las palabras me esquivan de la misma manera en la que me esquivan muchos sentimientos porque el sentir está habitado precisamente ahí: en el lenguaje líquido, evasivo, resbaloso, escurridizo, incierto. (Click para seguir leyendo). 





Yo escribo para en la mitad de una historia aclarar lo que sentí el sábado pasado en alguna escena insignificante frente a la nevera (las protagonistas somos tu y yo, sin duda), donde ese sentir (todavía imposible de nombrar) nació tal vez a causa de algún gesto vacío tuyo, o una colección de gestos vacíos, o una mirada sospechosa que no significaba nada (o que si significaba algo pero era un algo que yo no supe asir, que difícilmente sé asir). Hasta que escupo sentimientos sin querer en medio de un cuento donde dos conocidas – desconocidas se saludan y se dicen que están felices, que tienen suerte, que no conocen el insomnio, que son afortunadas y todas esas otras cosas. Lo que no se dicen es que cargan con una tristeza en el omoplato izquierdo desde siempre,  que no saben si son felices porque no saben qué es la felicidad (nadie sabe), que el cielo no logra consolarlas.

Yo escribo para decirme y para decirte las cosas que mutuamente callamos cuando nos vemos, pero que al omitirlas sistemáticamente nos las gritamos al oído, al lugar del corazón de cada una que está lleno de todas esas promesas frustradas, palabras al aire, presentimientos, fantasías, deseos de decir tu nombre en voz alta en las mañanas, ganas de sentir tu mano sobre mi pierna cuando manejamos juntas a un lugar, a cualquier lugar, antojos de tierra caliente contigo, sentimientos de tierra caliente contigo, deseos, ganas, fragancias mentales a tu cuerpo sudado sobre el mío, deseos y ganas.

Yo escribo para decirte todo lo que con las palabras siento pero con el habla no sé decir. 
Oct 13, 2014 / 13 notas

LunesdeLectura05 ///// El lenguaje es un bastón. Escribo porque no sé hablar. El otro día estaba en una comida y tardé quince segundos, treinta segundos, un minuto tratando de decir familias de retratos, familias retratos, el familia de su retrato, retrato de familia. Actos fallidos diría Freud. Inconsciente y lenguaje diría Lacan. Algo diría Jung, no sé muy bien qué porque no lo recuerdo en este preciso momento (de regreso a Freud). Yo digo que es porque las palabras se me escapan, se me resbalan. Las palabras me esquivan de la misma manera en la que me esquivan muchos sentimientos porque el sentir está habitado precisamente ahí: en el lenguaje líquido, evasivo, resbaloso, escurridizo, incierto. (Click para seguir leyendo). 

Yo escribo para en la mitad de una historia aclarar lo que sentí el sábado pasado en alguna escena insignificante frente a la nevera (las protagonistas somos tu y yo, sin duda), donde ese sentir (todavía imposible de nombrar) nació tal vez a causa de algún gesto vacío tuyo, o una colección de gestos vacíos, o una mirada sospechosa que no significaba nada (o que si significaba algo pero era un algo que yo no supe asir, que difícilmente sé asir). Hasta que escupo sentimientos sin querer en medio de un cuento donde dos conocidas – desconocidas se saludan y se dicen que están felices, que tienen suerte, que no conocen el insomnio, que son afortunadas y todas esas otras cosas. Lo que no se dicen es que cargan con una tristeza en el omoplato izquierdo desde siempre,  que no saben si son felices porque no saben qué es la felicidad (nadie sabe), que el cielo no logra consolarlas.

Yo escribo para decirme y para decirte las cosas que mutuamente callamos cuando nos vemos, pero que al omitirlas sistemáticamente nos las gritamos al oído, al lugar del corazón de cada una que está lleno de todas esas promesas frustradas, palabras al aire, presentimientos, fantasías, deseos de decir tu nombre en voz alta en las mañanas, ganas de sentir tu mano sobre mi pierna cuando manejamos juntas a un lugar, a cualquier lugar, antojos de tierra caliente contigo, sentimientos de tierra caliente contigo, deseos, ganas, fragancias mentales a tu cuerpo sudado sobre el mío, deseos y ganas.

Yo escribo para decirte todo lo que con las palabras siento pero con el habla no sé decir. 

Oct 13, 2014 / 5 574 notas

(vía nevver)

Oct 13, 2014 / 5 371 notas

(vía sientocosas)

Dedicated to everyone who wonders if I’m writing about them. I am.
Oct 8, 2014 / 5 notas

Dedicated to everyone who wonders if I’m writing about them. I am.

Oct 8, 2014 / 6 notas
Corazón escindido parte 01
Oct 7, 2014 / 9 notas

Corazón escindido parte 01

Corazón escindido parte 02
Oct 7, 2014 / 11 notas

Corazón escindido parte 02

LunesdeLectura04 ///// 
Llegamos a una casa hecha enteramente de barro, un adefesio arquitectónico en la mitad de un paisaje confuso, un paisaje de verdes hirientes y desiertos repentinos. En una de las paredes de la casa, antes de la puerta, estaban incrustados una araña, un alacrán, una cucaracha y un animalejo tétrico e innombrable, todos construidos en metal negro. “Esto es brujería” dije yo y C. dijo que sí, que todo estaba espantoso. (Click para seguir leyendo) 
Seguimos caminando por toda la casa, estrellándonos contra rincones cada vez más llenos de sombras. La sombra de una lámpara de la cara un anciano, la sombra de una pared que llevaba a un espacio circular vacío de sentido, la sombra de la sombra de un pájaro sin alas. Mientras paseábamos por ahí, llenas de miedo, de oscuridades y de risas, yo recordé las palabras de L. en aquel verano caleño al lado de la piscina de la casa de mi tía.

“Es que el amor es un conjuro” decía “Ejavaina es pura brujería”. “Que tú me tienes temblado de noche y de día”dije yo, y ella dijo “Me echaste, no sé qué en la comida” y yo dije “ Siento una cosa fría”. “El Gran Combo todo lo sabe”. “Yo sé ¿Por qué decís que el amor es pura brujería?” . “Pues porque el amor es una vaina muy jodida” dijo L. mientras metíamos los pies en la piscina y jugábamos a hacer ondas que en formas de ola regresaban a veces fuertes, a veces suaves. “El amor lo coge a uno y no lo suelta, provoca enloquecerse. Te quedás ahí en una pensadera que no se acaba nunca, no deja ni dormir. Y uno no entiende, uno tiene sus lapsos de razón donde se dice Bueno pero esto qué. Es como una fuerza. Un arrebato que se te mete al corazón y de ahí no te lo saca nadie. El amor nunca se acaba, se transforma, a veces en cosas horribles, a veces en cosas muy bellas, pero el amor de verdad no lo abandona a uno nunca. Nunca ¿me entendés”. Yo dije que sí con la cabeza y seguí jugando con el agua entre mis pies.

Para mí la brujería existía solamente en las conversaciones que tenía en el carro con mi mamá, cuando ella se dedicaba a hacer confesiones incomodas y terminaba diciendo cosas como “Es que esa secretaria de tu papá lo tiene azotado a punta de brujería” (en Cali todas las mamás dicen que alguna mujer le ha hecho o le está haciendo brujería a su marido en algún momento de sus vidas).

“Entre más cabeza le echás al amor, peor es. Es como un hechizo. Es como si alguien se hubiera sentado en un cuarto lleno de vírgenes y santos volteados de cabeza y velas y olor a tierra a hacer una mezcla en un caldero con un mechón de pelo tuyo y  una pata de rana o yo no sé qué, y hubiera dicho: yo quiero que L. no pare de pensarme nunca; ó yo quiero que L. me piense todos los años el primero de Octubre desde hoy y para siempre; ó yo quiero que sienta que todo lo que salga de mi boca es amor; ó que se quede conmigo eternamente y que yo sea el amor de su vida”.  “Eso no tiene sentido” dije yo. “¿Por qué?” dijo L. “Porque uno siempre cambia al amor de su vida por otro amor o por otra vida”. “¿De dónde sacaste eso?”. “Me lo dijo mi mamá”.
Oct 6, 2014 / 43 notas

LunesdeLectura04 ///// 

Llegamos a una casa hecha enteramente de barro, un adefesio arquitectónico en la mitad de un paisaje confuso, un paisaje de verdes hirientes y desiertos repentinos. En una de las paredes de la casa, antes de la puerta, estaban incrustados una araña, un alacrán, una cucaracha y un animalejo tétrico e innombrable, todos construidos en metal negro. “Esto es brujería” dije yo y C. dijo que sí, que todo estaba espantoso. (Click para seguir leyendo) 

Seguimos caminando por toda la casa, estrellándonos contra rincones cada vez más llenos de sombras. La sombra de una lámpara de la cara un anciano, la sombra de una pared que llevaba a un espacio circular vacío de sentido, la sombra de la sombra de un pájaro sin alas. Mientras paseábamos por ahí, llenas de miedo, de oscuridades y de risas, yo recordé las palabras de L. en aquel verano caleño al lado de la piscina de la casa de mi tía.

“Es que el amor es un conjuro” decía “Ejavaina es pura brujería”. “Que tú me tienes temblado de noche y de día”dije yo, y ella dijo “Me echaste, no sé qué en la comida” y yo dije “ Siento una cosa fría”. “El Gran Combo todo lo sabe”. “Yo sé ¿Por qué decís que el amor es pura brujería?” . “Pues porque el amor es una vaina muy jodida” dijo L. mientras metíamos los pies en la piscina y jugábamos a hacer ondas que en formas de ola regresaban a veces fuertes, a veces suaves. “El amor lo coge a uno y no lo suelta, provoca enloquecerse. Te quedás ahí en una pensadera que no se acaba nunca, no deja ni dormir. Y uno no entiende, uno tiene sus lapsos de razón donde se dice Bueno pero esto qué. Es como una fuerza. Un arrebato que se te mete al corazón y de ahí no te lo saca nadie. El amor nunca se acaba, se transforma, a veces en cosas horribles, a veces en cosas muy bellas, pero el amor de verdad no lo abandona a uno nunca. Nunca ¿me entendés”. Yo dije que sí con la cabeza y seguí jugando con el agua entre mis pies.

Para mí la brujería existía solamente en las conversaciones que tenía en el carro con mi mamá, cuando ella se dedicaba a hacer confesiones incomodas y terminaba diciendo cosas como “Es que esa secretaria de tu papá lo tiene azotado a punta de brujería” (en Cali todas las mamás dicen que alguna mujer le ha hecho o le está haciendo brujería a su marido en algún momento de sus vidas).

“Entre más cabeza le echás al amor, peor es. Es como un hechizo. Es como si alguien se hubiera sentado en un cuarto lleno de vírgenes y santos volteados de cabeza y velas y olor a tierra a hacer una mezcla en un caldero con un mechón de pelo tuyo y  una pata de rana o yo no sé qué, y hubiera dicho: yo quiero que L. no pare de pensarme nunca; ó yo quiero que L. me piense todos los años el primero de Octubre desde hoy y para siempre; ó yo quiero que sienta que todo lo que salga de mi boca es amor; ó que se quede conmigo eternamente y que yo sea el amor de su vida”.  “Eso no tiene sentido” dije yo. “¿Por qué?” dijo L. “Porque uno siempre cambia al amor de su vida por otro amor o por otra vida”. “¿De dónde sacaste eso?”. “Me lo dijo mi mamá”.

Oct 3, 2014 / 8 notas

La pasión de Lourdes

- Una entrevista a Russian Red - 

image

Russian Red es el soundtrack de mi vida (de la vida de muchos). Suena cuando salgo a la calle y camino por toda la ciudad sin parar a manera de exorcismo; cuando estoy enamorada; cuando ese amor no es correspondido; cuando me siento a dibujar; cuando escribo listas a manera de terapia; cuando me digo verdades elusivas en frente del espejo. Usualmente, detrás de todos estos momentos, que parecen insignificantes pero que guardan importancia porque son íntimos, o poéticos, o reveladores, suena la voz dócil de Lourdes Hernández, la cantante de esta banda que, desde ya hace mucho, desde Cigarettes, desde I love your glasses (su primer álbum de estudio), habita en el diario sentir de muchos colombianos, en sus colecciones musicales.

Hablé con Lourdes sobre Agent Cooper, el tercer álbum de Russian Red que, para aquellos que no la conocen, es una de las bandas más importantes de la escena española e internacional. Acá la entrevista:

Ahora mismo estás viviendo en California y tu Instagram, por ejemplo, está lleno de fotos de paisajes con palmeras gigantes, tardes soleadas, casas de playa y sentimientos de sol y verano eterno ¿cuánto influyó esto en Agent Cooper? ¿Cuánto hay de California en este nuevo disco?

Bueno la verdad es que bastante porque se grabó en Los Ángeles, por lo menos la energía del disco es muy californiana. La verdad es que algunas canciones las hice acá, pero mayormente este es un disco que corresponde a un periodo anterior de mi vida . Un periodo en el que todavía estaba en Madrid, estaba transicionando. Estaba aquí en Los Ángeles cuando hicimos el disco pero creo que este no habla totalmente del momento de mudarme por completo y explorar una identidad nueva.

Agent Cooper se siente como un disco muy narrativo donde el hilo conductor son estos hombres o personajes y sus encuentros o desencuentros con Agent Cooper, personaje de la serie Twin Peaks. ¿Funciona este personaje como un alter ego para ti?

La verdad es que no. Hace más que todo referencia al personaje de Twin Peaks y un poco también a como yo me enamoré ese personaje de ficción mientras estaba viendo la serie y sentí que esa relación representaba muy en general la idea del amor que hay en el disco. Eso explica un poco el por qué todos los nombres de las canciones son nombres de chicos, explica un poco ese viaje y ese itinerario a través de personas que están tratando de buscar algo.

¿Y estos hombres detrás de cada canción son de ficción, o hay seres de carne y hueso detrás de cada una de esas letras?

Hay hombres de carne y hueso por supuesto, el único que es de ficción es Agent Cooper como tal, de resto todas las demás personas existen o han existido.

La sensación que tengo es que este no es disco que habla estrictamente del amor sino de todas esas otras emociones que giran alrededor del amor.

Siento lo mismo. Yo opino que el amor no es una sola cosa ni se puede definir. No existe por antonomasia en ningún sitio y está al mismo tiempo en todas partes. Ponemos el amor en las relaciones de pareja y pensamos que es aquellos lazos que se desarrollan entre las personas, la energía que eso genera y lo poderoso que puede llegar a ser, pero se nos olvida que no podemos poner el amor solamente ahí.

Este disco fue muy útil hacerlo porque, aunque ahora me parece una obviedad, hace unos meses, estaba demasiado encerrada en una idea del amor que no me dejaba avanzar como persona, como individuo. Y es que en verdad hay que poner el amor en todo lo demás, no solamente en ese afán de encontrar a alguien, porque si no encuentras tu el amor en otros sitios, va a ser difícil, precisamente, que lo dejes fluir en tu vida.

Estoy totalmente de acuerdo. Pareciera que hacer el disco fue algo muy catártico …

El disco ha sido súper terapéutico, la verdad es que sí.

Y después de todo ese proceso de dejar fluir el amor y demás, ¿lo encontraste? ¿estás enamorada?

(Lourdes se ríe y aún a través del teléfono, mientras ella está en alguna parte de Estados Unidos y yo estoy en un escritorio en Bogotá, puedo ver como se sonroja)

Sí, sí estoy enamorada.

Me intriga cómo es el proceso creativo de todos aquellos que escriben así sea poemas, textos que aparecen en la parte de atrás de las cajas de cereal, o aquellos que escriben canciones. ¿Cómo es este proceso para ti?

Lo más importante y el principio del proceso es que no importa qué viene primero, si la música, o la letra. Lo más importante es sentir algo fuerte que no necesariamente tiene que ser algo positivo. Para mí este es el proceso fundamental que tiene que existir para que haya una canción. Sentir algo tan fuerte que haya que sacarlo, que exista un afán de convertirlo, de darle forma para compartirlo con la gente, porque el sentir no es solo nuestro, es algo colectivo. Yo siento que es un poco ese empuje el que inspira a hacer una canción.

Y más puntualmente ¿cómo es el momento de la escritura? ¿Tienes algún ritual? ¿Andas con una libreta siempre o algo así por el estilo? ¿Se te ocurren canciones en la ducha?

Suele cambiar, va como por modas. ¿No te pasa como que tienes una moda contigo misma? De repente tomas el hábito de escribir todos los días y escribes todos los días, y luego te tiras muchísimo tiempo sin escribir nada, pero sin embargo tienes como otra manera de comunicarte. No tengo hábitos concretos a la hora de escribir canciones realmente. Hace bastante tiempo que no escribo una canción entonces estoy como respetando ese vacío para mí.

GIRL TALK

¿A qué le tienes miedo?

Al miedo

Si te ganarás un premio imaginario/inventado ¿cuál sería? Yo por ejemplo me ganaría Mejor cantante de ducha o Mejor moon walk en pijama

Yo me ganaría mejor ladrona de comida de platos de compañeros del disco

¿Cuál es tu emoji favorito?

Va por épocas pero me gusta mucho el gato enfadado que está de lado.

¿Cuál sería el dueto de tus sueños?

He escuchado muchos discos de Ryan Adams y me gustaría hacer un dueto con él.

Una canción para dedicarle a un amor no correspondido

Bueno, eso es algo como muy de presencia, de momento. Hay un artista que se llama Benji Hughes y el tiene una canción que se llama “All you gotta do is fall in love”.

¿Cuál es tu guilty pleasure o placer culposo?

Estoy algo obsesionada con un juego de celular que se llama 2048.

¿Qué libro estás leyendo en este momento?

Estoy leyendo un libro que es como una especie de ensayo sobre las ideas principales de Michel Foucault.

Publicado en vive.in 

image